log in

Locomotora minera no se ha descarrilado en Colombia: Ministro de Minas

0
0
0
s2smodern

Fedrico RengifoMinistro de Minas, Federico Renjifo, dice que crecer por debajo del 15 % no es negativo. Aboga por una pronta solución a la huelga en el Cerrejón.

Aunque el sector minero-petrolero presenta una desaceleración en sus indicadores, según el Gobierno, ello no puede interpretarse como un “descarrilamiento” o parálisis.

Ese renglón de la economía enfrenta hoy algunos líos como la huelga en Cerrejón y la Drummond —que aportan casi el 70 % de las exportaciones de carbón del país— más la caída en precios del mineral y problemas con licencias ambientales.

Según el ministro de Minas y Energía, Federico Renjifo Vélez, volver a tasas de crecimiento del 15 % en ese renglón no será fácil, y que lo importante es conservar su sostenibilidad y el flujo inversionista.

¿Qué salidas se están buscando para solucionar la huelga del Cerrejón y evitar su impacto en la economía?

Hemos hecho un llamado a los trabajadores para que lo antes posible puedan lograr acuerdos con la empresa. Cerrejón es una empresa carbonífera de la mayor importancia para la Guajira, y cualquier impacto en el giro de las regalías al departamento es muy negativo. Se trata de una compañía que ha tenido una tradición de manejo apropiado frente a sus trabajadores. Las ofertas que les ha hecho de un ajuste salarial del 5,1 % para el primer año y de 4,2 % en el segundo más un bono de $13 millones, creemos que son importantes. Allí hay más de 5.000 trabajadores directos y que con contratistas pueden llegar a ser 11.000 personas. No se pueden perjudicar los ingresos para el departamento y los de las familias.

¿Son exageradas las peticiones del sindicato, o no?

Calificar eso no sería saludable de mi parte. Pero en la empresa hay un salario promedio de $5 millones al mes, mientras el salario básico es de $2,4 millones. De modo que son trabajadores que dentro del sector minero están bien remunerados. Sin embargo, los esfuerzos en la mesa de diálogo entre la empresa y el sindicato para poner fin al conflicto, deben concretarse pronto.

¿Qué viene para la multinacional Drummond, cuyas exportaciones están suspendidas tras el daño ambiental causado en Santa Marta?

La Drummond tiene que desarrollar un plan de contingencia para hacer el embarque del carbón a través de barcazas, y esperamos que lo haga en las próximas horas. Una vez que se mire eso se sabrá cuál es la responsabilidad de la empresa y hasta dónde llega, y las sanciones que tendría, para poder reabrir junto a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, la exportación de carbón a través de ese puerto.

¿Cómo evitar que se repitan estos episodios ambientales?

Al igual como lo han hecho otros puertos carboníferos, el futuro terminal de la Drummond debe tener embarque directo a partir de enero del 2014 y así lo dice la ley del Plan de Desarrollo, ya que es el plazo máximo otorgado a dicha empresa. Para ello, está haciendo las inversiones del caso para cumplir esa norma, y prevenir así futuros derrames de carbón en el mar.

Colombia llegó al millón de barriles diarios de petróleo. ¿Pero qué garantiza que esa cuota crezca, y sobre todo, que suban las reservas?

Nosotros hemos enfrentado desde hace mucho tiempo el reto de aumentar a un millón de barriles diarios la producción petrolera. Por fortuna, eso se logró, ya que en enero pasado llegamos al millón 11 mil barriles en promedio.

Con las subastas de los bloques petroleros hemos obtenido un éxito enorme desde finales del 2012, pues 50 de ellos fueron acogidos por 37 de las mejores compañías del mundo, las cuales van a invertir US$2.600 millones en los próximos tres años para labores de exploración y sísmica. Eso garantiza que de aquí en adelante tengamos una mayor capacidad de reservas con subastas especializadas que atraigan a más inversionistas.

¿Cuánta plata en minería y petróleo mueve hoy el país?

La inversión extranjera directa el año pasado en el sector rompió todos los récords: US$12.500 millones. En petróleo la exploración fue de 136 pozos en 2012, una cifra que nunca habíamos tenido, pues en los años 90 apenas se exploraban apenas 20 pozos al año. Esperamos que durante el 2013 el número de pozos sea similar. Esas inversiones son las que garantizan que el sector petrolero sea sostenible, pues dichos capitales le sirven a los sectores sociales, a la educación y a las obras públicas a través de las regalías. Por eso el Valle del Cauca está recibiendo más regalías porque la reforma permite irrigar esos dineros a las regiones productoras y no productoras.

¿Hay esperanzas de hallar otro mar de petróleo como Caño Limón o Cusiana, algo que no sucede hace más de una década?

El conocimiento del país es mucho mayor en cuanto a la identificación de sus reservas naturales, aunque todavía faltan muchos territorios por explorar, y sobre todo Costa afuera, es decir, en su plataforma marítima. Esperamos que haya más reservas en el sur del país y en la Cuenca del Magdalena Medio. Esa es la esperanza de todos.

Algunas multinacionales se quejan de que falta más seguridad, hay demoras en licencias ambientales y se alistan cambios tributarios que las podrían perjudicar. ¿Qué les responde?

En esas áreas hemos hecho esfuerzos muy grandes junto a los productores y la Asociación Colombiana del Petróleo, la Agencia Nacional de Licencias Ambientales y el Ministerio del Interior para tener información necesaria. No es fácil, pues existe una institucionalidad nueva, y hay muchísimas más solicitudes de explotación minera que antes. Queremos que haya una especie de manual que pueda ser previsible con unas líneas base que recojan la información ambiental requerida por las empresas. Hoy, existe mayor conciencia de los colombianos frente al tema ambiental, y hemos avanzado en la solución de problemas.

¿Qué explica lo que dicen algunos analistas de que el sector minero se frenó por los líos ambientales, caída de precios y conflictos?

Los resultados históricos logrados el año pasado demuestran que la locomotora minero-energética sigue avanzando, aunque crecimientos que hemos tenido del 14 % o 15 % de forma permanente no son ahora razonables. El reto es la sostenibilidad del sector. En el 2012, batimos el récord de ventas de carbón, a pesar de que los precios internacionales vienen disminuyendo hace dos años y están entre US$75 y US$90 por tonelada, que sin embargo siguen siendo competitivos.

Tenemos la esperanza de acelerar un sistema para extraer las grandes reservas de carbón de Cundinamarca, Boyacá y los santanderes con las nuevas inversiones que se vienen ejecutando para abaratar los costos de transporte del mineral en tren y barcazas hacia los puertos a través del río Magdalena.

¿Entonces, no hay un descarrilamiento de la locomotora minera?

De ninguna manera. Lo que hay son problemas puntuales que estamos solucionando. La minería y los hidrocarburos representan el 8 % del Producto Interno Bruto, PIB, y si se le agrega la energía llegamos al 14 %. Eso significa un aporte de más de $30 billones a la economía, y un 25 % de los ingresos del sector público no financiero del país. Nuestro reto es que esos recursos sean sostenibles para financiar la educación, la salud, la infraestructura y las 100.000 viviendas que está entregando el Gobierno. Creo que el sector seguirá siendo el primero en crecimiento este año y en aportes a la economía, así no estemos creciendo más del 15 %, lo cual no es fácil.

Fuente: Elpais.com.co

{backbutton}

Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK