Menu
RSS
 

La tormenta económica que podría llegar para el segundo trimestre de 2020

0
0
0
s2sdefault
Antes del coronavirus, la economía habría podido crecer 4,1 %, según reveló el DANE. Sin embargo, con solo 10 días de aislamiento en marzo, el dato de crecimiento para ese mes llegó a -4,9 %. Las cifras para segundo trimestre serán negativas, aseguran expertos.
 
 
Comercio ExteriorLa economía colombiana creció 1,1 % el primer trimestre de 2020 (de enero a marzo), según cifras del Producto Interno Bruto (PIB) reveladas este viernes por el DANE. La entidad atribuyó la variación a las caídas en construcción (-9,2 %), explotación de minas y canteras (-3 %) y actividades artísticas, de entretenimiento y recreación (-3,2 %), que en suma explican el -0,9 % de la baja general.
 
Cabe recordar que en el primer trimestre de 2019, el PIB creció 2,8 %. Sin embargo, el DANE destacó que Colombia creció más, durante la primera parte del año, que economías grandes como Estados Unidos (0,3 %), la zona Euro (-3,3 %) y otros países de América Latina, como México (-2,4 %), y solo fue superado por Corea del Sur (1,3 %) y Lituania (2,5 %).
 
El director de la entidad, Juan Daniel Oviedo, presentó además unos escenarios supuestos, en los cuales se evidencia cómo le podría haber ido al país sin el coronavirus o con un momento de total parálisis económica por cuenta de este. Lo que más resalta de este análisis es que la proyección inicial daba cuenta de un crecimiento de 4,1 % si la pandemia no existiera.
 
 
Marzo fue un mes que desde sus comienzos estuvo en el contexto epidemiológico del COVID-19, recordó Oviedo. Ese mes no solo se cerraron las fronteras marítimas y terrestres, y se suspendió el transporte aéreo, sino que además comenzaron los simulacros de confinamiento en algunas ciudades y la declaración de un aislamiento preventivo nacional. “Tuvimos un mes con alteraciones, tanto en oferta, como en demanda, pero debemos reconocer que en el contexto internacional sucedió lo mismo incluso desde enero”, destacó el funcionario.
 
Lo que parece unificar las voces de analistas y gremios en este punto es la perspectiva desalentadora de cara a lo que serán las cifras del segundo trimestre, que ya mostrarán los efectos totales de las medidas de aislamiento. El Ministerio de Hacienda estima que la economía tendrá un valor negativo de PIB para 2020 de 5,5 %; la proyección del Banco de la República es de -4,5 %.
 
 
“No me cabe la menor duda de que el dato del segundo trimestre será negativo”, afirma categóricamente Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana.
 
Con Reyes concuerda Diego Guevara, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional y colaborador asiduo de este diario. “El crecimiento es más pequeño de lo que esperaban analistas y tanques de pensamiento, especialmente los más cercanos a las instituciones financieras. Sin duda, la cifra del segundo trimestre va a ser negativa. Hace muchos años esto no pasaba en Colombia”.
 
Para Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco, las cifras del PIB demuestran que “solo 15 días de confinamientos y restricciones a la oferta generaron una contracción que pesó cerca de dos puntos o punto y medio del PIB. Nos espera un segundo trimestre muy por debajo del primero, donde prácticamente abril podría ser el peor mes del año y también parte de mayo”.
 
¿Qué tan malos pueden ser los datos del próximo trimestre? El análisis de Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, arroja luces sobre el tamaño del golpe: “Más interesante que esa cifra (PIB) es el crecimiento para marzo. Recordemos que los últimos siete días hubo una cuarentena generalizada decretada por el Gobierno. Nuestros cálculos indican que la actividad económica se contrajo cerca de 36 % solo esa semana, un número que está alineado con las proyecciones de Fedesarrollo del costo económico de la cuarentena. Esto quiere decir, hacia delante, que en abril seguramente vamos a ver una contracción cercana a 30 o 25 % asociada a que en ese mes hubo una cuarentena generalizada”.
 
Los datos del DANE revelan que la cifra de crecimiento para marzo fue de -4,9 %. “Lo que más preocupa es que en marzo solo hubo 10 días de aislamiento”, dijo Mauricio Santamaría, presidente de ANIF, a través de su cuenta de Twitter.
 
El dato de marzo, en efecto, resulta alarmante porque parece señalar hacia la fragilidad de la economía colombiana. “Muestra que con dos semanas de parálisis nos vamos al piso. A uno lo pone a pensar si es que vivimos del día a día, o no”, en opinión de Guevara.
 
Las perspectivas del próximo trimestre se muestran desalentadoras, por decir lo menos, para el conjunto de la economía, pero pueden serlo especialmente para el sector de la construcción, que mostró el peor desempeño en el período.
 
Este es un sector que emplea a unos 3 millones de personas, directa e indirectamente, y que en 2018 registró una expansión anual de apenas 0,3 %. En la presentación de este viernes, el DANE revisó los datos de crecimiento de esta actividad para 2019 y ajustó la cifra a -2 % (anteriormente estaba en -1,3 %).
 
Es por esto que fue el primer renglón de la economía en ser habilitado para volver a producir, junto con ocho subsectores de manufactura. Antes de la reactivación del 27 de abril, la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) estimaba que había 2.000 frentes de obra de vivienda suspendidos, que equivalían a 7,8 millones de metros cuadrados; estos proyectos representan una inversión cercana a 9 % del PIB.
 
Para Reyes, “el solo hecho de que el Gobierno permita una actividad no determina todo lo que ocurre en ella. En el caso particular de la construcción, las medidas de reactivación van a tener un impacto limitado. Aunque permitamos que el sector opere, la demanda en el país va a estar afectada. Se vienen tiempos muy difíciles. Hay lugares, como Bogotá, en donde desde hace mucho tiempo se ve que hay una burbuja inmobiliaria: un bajonazo de la economía como el que estamos experimentando la puede reventar”.
 
Los resultados de marzo (-4,9 %) son preocupantes porque “esto, en conjunto con el dato de desempleo, confirma que no es mentira que podemos enfrentar una crisis severa si no somos responsables en el manejo de la economía y continuamos con una apertura gradual”, según Santamaría.
 
El llamado a continuar con una reapertura gradual resuena a lo largo y ancho de diferentes gremios, como la Andi, cuyo presidente, Bruce Mac Master, aseguró que “el dato para el segundo trimestre será peor, razón por la cual tenemos que poner todos nuestros esfuerzos para que la economía recupere dinamismo, de forma que los hogares colombianos, el empleo, exportaciones e importaciones puedan recuperar su dinámica”.
 
Por su parte, Rosmery Quintero, cabeza de Acopi (gremio de las mipymes), finaliza diciendo que “en la activación del sector empresarial manufacturero apenas el 60 % comenzó sus actividades desde el 1° de mayo, esperamos que esto se siga acelerando. Sin embargo, las empresas tienen dificultades en la variación de los precios de las materias primas, la liquidez y la implementación de los protocolos de bioseguridad. Esperamos que para el segundo trimestre, aunque se refleje la situación que estamos viviendo, tengamos resultados menos negativos en la parte económica y social”.
 
 
ELESPECTADOR.COM