Menu
RSS

Buscar en todas las Noticias

Análisis: Llegando al sexto piso, ¿Petróleo en US$60?

0
0
0
s2sdefault
A US$2 del punto de rebote del precio del hidrocarburo, existen coyunturas que podrían traspasar esta barrera y producir que su valor fluctué por debajo de los US$70 en 2015.
 
Caída tras caída, el precio internacional del petróleo ha venido rompiendo todos los pronósticos de los analistas e inversionistas, pues hace unos meses sorprendió al mundo cuando pasó de estar por encima de los US$100 en julio de este año, a llegar hasta los US$90 a finales de agosto de 2014. Además en la última semana traspasó la barrera psicológica de los US$80, y actualmente fluctúa por US$77. Ahora la pregunta es si el precio del hidrocarburo puede llegar al sexto piso.
 
Camilo Perez, analista del Banco de Bogotá, explicó que “si bien se pueden presentar más caídas, varios de los proyectos petroleros de Estados Unidos no son rentables para cotizaciones tan bajas del WTI, de manera que es de esperar que varios de estas campañas de extracción cierren el próximo año, contrayendo la oferta de crudo y en consecuencia los precios del hidrocarburo volverían a subir”.
 
Por su parte, Felipe Campos, analista de Alianza Valores, reconoció que existe un exceso de oferta que se tendrá que ajustar a la reducida demanda actual, pero teniendo en cuenta que esto tomará tiempo, en el corto plazo existe una buena probabilidad de que en el primer semestre de 2015 el precio toque los US$60”.
Asimismo también hay que tener en cuenta que el consenso a nivel internacional es que US$75 es el punto de rebote del precio del petróleo, es decir que no debería caer menos que este punto, significando que en ausencia choques importantes la cotización del crudo podría estabilizarse. Sin embargo, Campos advirtió “en caso de que el precio baje de esta barrera, con toda seguridad el valor se reduciría hasta los US$60”.
 
Es por esto que la próxima reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) puede ser un punto de quiebre para el comportamiento del mercado de hidrocarburos, porque desde su fundación en septiembre de 1960, su estructura de cartel conformada por 12 de los principales productores le permite llegar a concertar entre sus miembros estrategias para contraer o expandir la oferta del recurso, lo cual repercute en su cotización.
 
 
Sin embargo, actualmente existe mucha tensión entre sus miembros por la desobediencia de Arabia Saudita que ha venido incrementando su producción de manera importante y en especial por su decisión de bajar los precios del crudo que le vende a Estados Unidos, lo que hace pensar que no hay garantía de un acuerdo. De hecho, según el portal de noticias Bloomberg, los analistas a nivel mundial consideran que existe un 50% de probabilidad de que las cosas sigan igual, o que efectivamente se llegue a un acuerdo de producción que pueda restringir la oferta mundial y que esto se traduzca en una valorización del hidrocarburo.
 
El problema es que la OPEP no es el más grande ejemplo de lealtad y cooperación. La evidencia histórica ha dejado claro que no hay garantía de que sus miembros mantendrán su palabra y cumplirán la meta de producción. Y si este es el caso de la próxima reunión, generaría un incremento no planificado de la oferta y una menor cotización internacional. Además la cada vez más cerca autosuficiencia energética de Estados Unidos y la desaceleración China, han reducido la demanda mundial por petróleo, lo cual podría significar que los acuerdos de esta organización solo tendrían un efecto temporal.
 
Por esta razón Felipe Campos concluyó: “las bajas tasas de crecimiento global economía mundial resultado de las crisis de 2002 y 2009, y el desarrollo de las tecnologías alternativas como el Shale Oil que son solo sustentables bajo altos precios del crudo, implicarían que en el mediano plazo el barril del petróleo estará más cerca de los US$60 que de los US$80”.
 
Por Camilo Vega
 
Fuente: ELEspectador.com